- Poesía con Marina Tapia -

     En nuestra frecuente inquietud cultural, les presentamos a la poetisa porteña Marina Tapia, que nos hace un recorrido por la poesía de Valparaíso a Granada. Para esto nos conectamos por Zoom un grupo de socios de nuestro Centro Cultural Andaluz de Chile y amigos invitados a la ocasión. Edgardo, nuestro presidente se dirigió a los Zoomnautas agradeciendo la presencia de Marina y su gran aporte a la divulgación de la cultura andaluza, que es nuestro Norte como Centro Cultural, después nuestra socia Hilda Campos, leyó una reseña de Marina, enviada por su esposo Ángel Olgoso y que se encuentra al final de esta página, a continuación Marina desarrolló su exitosa presentación, generando elogiosos comentarios.

A continuación un video (sin edición) de la presentación de Marina Tapia
Algunas fotografías del evento
poesia 01 poesia 02 poesia 03 poesia 04 poesia 05 poesia 06 poesia 07 poesia 08 poesia 09 poesia 10 poesia 11 poesia 12 lightbox jquery swfby VisualLightBox.com v6.1

PRESENTACIÓN DE MARINA TAPIA

(Ángel Olgoso)

     Marina Tapia es una tímida Atenea, un puente discreto entre el Nuevo y el Viejo Mundo, un corazón generoso y rizado, una prodigiosa frutal terrenal, una mujer-orquesta capaz de pintar cuadros, dar conferencias y talleres de divulgación cultural y animación a la lectura, ilustrar libros y carteles, fabricar y animar títeres, recitar de memoria en defensa de la oralidad, pero sobre todo es esencialmente poeta, una poeta genuina, de nacimiento. Marina es también una mujer tranquila que ama sin medida el silencio, la naturaleza y la poesía. Su discreción hace que viva y que cree ajena a la repercusión mediática, que se preocupe más por su trabajo con las palabras, los pinceles o las marionetas que por figurar, pero disfruta enormemente durante le proceso con cada uno de los proyectos en los que se zambulle con pasión como una Pincoya sonriente, concentrada y misteriosa. Creo que la armonía es el cuerpo central, la semilla, el meollo alrededor del cual crece de forma concéntrica la perla de los talentos múltiples de Marina, con sucesivas capas de naturaleza, de erotismo, de compromiso social femenino, de amor, de esmero con el lenguaje, de belleza en definitiva. Alguien dijo que la palabra poeta es una falta de ortografía de Dios. Marina, sin embargo, es capaz de convocar la verdadera emoción sin errores, de manera sutil, hechizadora, manifestándola sin nombrarla. En sus poemas elegantes, a la vez contenidos e incitadores, es capaz también de arriesgar, de crear imágenes nuevas, de glorificar los sentidos, de prestar carne a lo onírico, de tallar delicadamente el fuego con un buril de cristal y una lija de seda, de enhebrar lo grávido y lo etéreo, lo cierto y lo soñado, lo germinativo y lo abisal, lo pagano y lo místico. Ahí están, para demostrarlo, ese puzle femenino, ese grito social que es su primer libro "50 mujeres desnudas"; la electrizante copa colmada de pasiones que es "El relámpago en la habitación"; la melancólica oración a las cuatro estaciones que es "Marjales de interior"; esa letanía de savia, esa botánica fantástica que es "Jardín imposible"; la dulzura amorosa destilada en su último volumen publicado, "El deleite"; o ese homenaje colectivo y transoceánico a Rubén Darío que coordinó, titulado El pájaro azul. De su infancia en una familia de artistas le viene a esta tejedora de sueños y de belleza el vivir la cultura como una experiencia diaria y cotidiana. Desde su primer premio literario en los Juegos poéticos organizado en 1995 por la Sociedad de escritores de Valparaíso o el The Cove Rincon Internacional en Miami hasta los últimos premios conseguidos en España (el Ciudad de Baena, el de Vélez-Málaga o el Certamen de Poesía Social Mujer, Voz y Lucha) la obra de Marina se ha visto ampliamente respaldada por los jurados, y sus versos están incluidos en numerosas antologías. En el campo de la pintura, además de exposiciones en Madrid y Granada, en 2013 fue invitada por el Consulado de Chile a exponer una muestra de su obra en China. Marina escribe y crea según el dictado de Novalis, dando a la bajo un sentido superior, a los ordinario un aspecto misterioso, a lo conocido la dignidad de lo conocido, y a lo finito la apariencia de lo infinito. La literatura de Marina, y su arte, ayudan a vivir, amparan, confortan, deleitan y -un día no muy lejano- ocuparán el lugar que merece en este tiempo nuestro como la piedra limpia en mitad del río.


Lectura de Hilda Campos Contardo